Como Contactar Mujeres Vulnerables Para Hacerlas Tus Amantes

mujeres vulnerables para follarAlegra la vida de las mujeres tristes con un buen pollazo

Cómo ya adelantábamos en la anterior guía, las mujeres vulnerables son una de las víctimas que con más facilidad pueden caer en nuestras redes. Para tener éxito y conseguir que una de estas mujerzuelas heridas se convierta en nuestra amante hay que tener una buena dosis de tacto. Pero también mucha perspicacia, toques de decisión y autoridad que te permitan dar un golpe de efecto cuando llegue el momento más apropiado. Antes de que te des cuenta la mujer en cuestión caerá rendida ante tus pies, con suerte con el culo en pompa para recibir lo suyo y lo de su hermana.

Cómo llamar la atención de las mujeres

El primer mensaje que le envíes debe mostrar interés. Si no sabes a qué nos referimos exactamente consulta la guía para escribir e-mails efectivos. No podemos recalcar lo suficiente lo importante que es causar una magnífica primera impresión. Si no consigues aparecer delante de ella como una alternativa a su vida de desgracia preferirá lo malo conocido que lo bueno por conocer. Tienes que ser tajante. Tienes que hacerla sentir valorada. Debes conseguir desechar todos los sentimientos negativos que rondan por su cabeza y que empiece a intrigarse por ti: “¿Quién será ese hombre tan atento?”, “En algún momento tengo que volver a conocer gente”, “Este hombre parece diferente”… Si consigues implantarle pensamientos similares en su celebro la bola de nieve comenzará suave y lentamente a rodar colina abajo, haciéndose mayor con cada revolución, revolucionando las hormonas y llevando últimamente a la más fervorosa pasión.

Busca una amante en estos sitios web

Si confía en ti no la espantes

Piensa en esta estampa. Un cervatillo se te acerca en el bosque. Si le das de comer se quedará contigo. Tal vez se acurruque junto a ti y deje que le acaricies. Si por el contrario le das un susto no volverás a saber de él jamás. No hace falta que te expliquemos que tu bimbo es el Bambi y que bajo ningún concepto debes encañonar a tu delicado venado. Ni siquiera disparar al aire, podría quedar desconcertado, huidizo, asustado… No te presentes como cazador hasta que haya pasado algún tiempo. Una vez la chica ha escrito de vuelta ya no hay vuelta atrás a no ser que metas la pata en vez de meter la polla. Si todo va bien deberías calzarte a esa jamelga desconfiada.

Para ganarte su visto bueno de forma concluyente hay algunas preguntas que puedes hacerle. Interésate por su última relación. Mete el dedo en la llaga. Pero con gentileza. Deja que se exprese, puede que tenga algún episodio de nerviosismo o hable a trompicones. Que ella aún se sienta dolida es bueno para ti. Mantente comprensivo, adulador y ataca mordazmente a quien la hizo daño. En la mejor de las situaciones su marido, novio o prometido la habrá dejado tirada. Mejor aún si ha sido por otra. Ella necesitará que le suban la confianza y halagarla y echar un polvazo con ella es una muy buena manera de lograrlo. Sé paciente aún no es el momento. Ahora quieres que se abra de corazón para que más tarde lo haga de piernas.

Continua trabajándotela para que muerda el anzuelo de la confianza

Después de que te hable de su ex continua interesándote por ella. ¿Cuál es su trabajo? ¿Disfruta lo que hace? ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre? Deja que hable de sí misma hasta que se harte. Comparte tú también algo de información para que no se sienta interrogada. Cuando menos se lo espere usa esta técnica milenaria. Pregunta, con marcada duda, si piensa que las páginas de contactos funcionan. Muéstrate escéptico. Harás que ella dé un paso adelante. En el momento en que lo haga, ya podréis dejar tabúes atrás y comenzar a hablar más en serio. Ayúdala a que se sienta cómoda y follad como si no hubiera mañana.

Se sentirá muy agradecida de que la hayas acompañado en ese viaje complicado que es salir de la depresión en la que estaba sumida. La depresión causada por una ruptura. Puede que se sienta tan endeudada que decida ser tu amante un buen tramo de su vida. Nunca digas no al sexo por compensación. Ella no se negará nunca a tus caprichos, exigencias y guarrerías. ¡Pásatelo en grande! Te has ganado a esa tía.